Volkswagen ID.4 visto desde atrás y una chica de naranja con un cable de carga

Componentes
Glosario de componentes del coche eléctrico

Componentes
Glosario de componentes del coche eléctrico

Cada vez es mayor el protagonismo de los coches eléctricos entre las opciones de movilidad, tanto en el ámbito particular como en el profesional o comercial. Y es que sabemos que buscar soluciones de movilidad respetuosas con el medioambiente es una cuestión cada vez más importante en nuestra sociedad. Por eso, los coches eléctricos han ido ganando tanto protagonismo en los últimos años.

Sin embargo, los componentes de los coches eléctricos son menos conocidos y, en muchos casos, más específicos que aquellos empleados en los coches de combustión interna. Por lo general, estos componentes suelen ser suministrados por terceros con una intención de abaratar costes, y no es poco habitual que procedan de más de un fabricante ya que, al ser básicos, no necesitan ser adaptados para desarrollar su función en el coche. Eso sí, puede que sea necesario un ajuste del software y de la electrónica de estas piezas.

¡Familiarízate con las partes del coche eléctrico!

Volkswagen e-Golf blanco conectado a un Wallbox en casa

Condensador de alta capacidad

Un condensador de alta capacidad es un dispositivo que puede almacenar energía eléctrica a través de un campo magnético. A diferencia de las baterías, este componente eléctrico puede acumular más cantidad de energía y resistir múltiples ciclos de carga y descarga sin degradarse. Esto hace que tenga una vida útil mucho más larga y no necesite ser sustituido con tanta frecuencia. Además, ¿sabías que un condensador de alta capacidad permite obtener y almacenar la energía que se genera con el simple hecho de utilizar el freno del coche?

Si bien los primeros condensadores, más convencionales, almacenaban cantidades muy limitadas de energía, en estos últimos años han evolucionado mejorando su funcionamiento, aumentando la rapidez en la generación de energía y multiplicando sus posibilidades de almacenamiento hasta convertirse en supercondensadores o condensadores de alta capacidad. ¿Lo mejor? Este gran dispositivo ya ha empezado a implementarse en el sector de los automóviles y, más concretamente, en los eléctricos.

Centro de gravedad

El centro de gravedad de un coche es el área donde se encuentra su mayor peso, y aunque no es un componente exclusivo de los coches eléctricos, influye (y mucho) en su funcionamiento y prestaciones. Este componente suele situarse en medio de las ruedas y cerca del suelo, haciendo que el coche tenga mayor estabilidad y sea atraído hacia esa zona con más fuerza y de un modo más equilibrado. Esto es porque el centro de la tierra atraerá con más intensidad ese punto que cualquier otro del coche.

Tener un centro de gravedad bien situado en los coches tradicionales resulta bastante complejo, y lo más cercano a este propósito se ha logrado con los coches eléctricos, ya que se utiliza el peso de las baterías para orientar el centro de gravedad en el punto óptimo. En el caso de los coches de combustión interna, el centro de gravedad suele localizarse en el centro de los dos asientos delanteros y a la altura del cenicero, aproximadamente. No obstante, esto puede variar, puesto que si el coche lleva el motor en la parte trasera, el centro de gravedad se sitúa más atrás respecto a los coches con motor delantero.

Conector

Detalle del conector de un Volkswagen eléctrico

Los conectores son las piezas de los coches eléctricos y de los híbridos enchufables que permiten que estos se conecten a las estaciones de carga. A día de hoy, existen muchísimos tipos de conectores tanto para coches como para motocicletas, y lo más característico es que no hay ninguno que sea estándar: cada fabricante ha ido adoptando el suyo. Sin embargo, esto va a cambiar pronto, pues está adquiriendo fuerza una tendencia a estandarizar estos conectores para que el proceso de carga sea más sencillo.

Existen tres conectores dependiendo del tipo de corriente y mercado en el que se comercializan. Los más utilizados en la actualidad son el SAE J1772 (Tipo 1) y el IEC 62196 (Tipo 2). El conector Tipo 1, también conocido como Yazaki, funciona en corriente alterna y, a pesar de disponer de las mismas tomas de corriente de cualquier enchufe monofásico, tiene una forma distinta: cuenta con una carcasa más grande y dos conectores extra. Por otro lado, el conector Tipo 2, cuyo nombre puede ser también Mennekes, es circular y con un borde superior plano capaz de funcionar tanto en corriente alterna como en continua. El IEC 62196 predomina en el mercado europeo mientras que el SAE J1772 es más común en el mercado americano y asiático, aunque el último se está imponiendo y se espera que la tendencia del futuro sea un Tipo 1 universal. Otro conector muy utilizado es el denominado Schuko, que es el más habitual como toma de corriente de la mayoría de electrodomésticos y se puede utilizar para cargar motocicletas eléctricas y coches eléctricos pequeños. Por último pero no menos importante tenemos el conocido Scame, un conector Tipo 3 poco común, que llega a una potencia máxima de 22kW y ofrece una carga semi-rápida.

Conversor

Un conversor o convertidor es un dispositivo que transforma la corriente alterna de la batería en corriente continua —o viceversa— para que pueda funcionar el motor eléctrico. ¿Qué es corriente alterna y qué es corriente continua? En la primera, las cargas eléctricas van cambiando el sentido del movimiento, y en la segunda el sentido es siempre el mismo. Entonces, el conversor, que está instalado dentro del coche, transformará la energía y a continuación la introducirá en la batería del coche. Este es el sistema más habitual en los coches eléctricos a día de hoy.

A diferencia de los cargadores de corriente alterna, los cargadores de corriente continua incorporan el conversor dentro del propio cargador. Por tanto, pueden introducir la corriente eléctrica directamente en la batería del coche, y no necesitan ningún conversor para transformarla.

Dispositivo AVAS

Dada la escasa rumorosidad que emiten los coches eléctricos, la Unión Europea estableció en el 2019 que este tipo de automóviles, así como los híbridos, debían disponer de un dispositivo sonoro para que los demás usuarios de la vía puedan percibirlos mientras circulan a baja velocidad. Este dispositivo se conoce como AVAS (por sus siglas en inglés) o "Sistema de Aviso Acústico de los Vehículos". Con esta normativa a nivel europeo se pretende, pues, minimizar el riesgo que supone el ruido casi nulo que emiten los coches eléctricos o híbridos a velocidades bajas.

La normativa aplicada al AVAS establece que la alerta sonora debe estar activa cuando el coche arranca y cuando transita por debajo de los 20km/h, además de ser obligatoria cuando el coche circula marcha atrás. El sonido debe oscilar entre los 56 y 75 decibelios y ser continuo. Cuando el coche supera los 20km/h, la señal acústica se desconecta de manera automática, ya que, superada esa velocidad, el sonido que proviene del movimiento de las ruedas se considera suficiente.

OBC

El OBC o cargador a bordo es un componente que incorporan los coches eléctricos y los híbridos enchufables, y es el encargado de convertir la corriente alterna (que circula a través de la red eléctrica) en corriente continua (que es la que acepta la batería). Este cargador resulta indispensable si se quieren utilizar las estaciones de carga de corriente alterna, que pueden ser los enfuches domésticos más habituales, los postes públicos o los conocidos como armarios de recarga eléctrica que podemos ver en algunos estacionamientos o lados de la carretera.

En definitiva, el OBC se encarga de gestionar el flujo de energía interno del coche para cargar de modo seguro la batería. Además, este tipo de cargador móvil nunca ha sido tan fácil de transportar, ya que cada vez es más pequeño y ligero, lo que lo hace a la vez más económico. Esto es porque, como bien sabes, actualmente se priorizan los sistemas electrónicos potentes, compactos y eficientes.

Ilustración del motor eléctrico de un Volkswagen e-Golf blanco

Plataforma

La plataforma de un coche es la base de la carrocería, e incluye los puntos de sujeción para la caja de dirección, la fijación de la suspensión delantera y trasera y los soportes del motor. El desarrollo de este componente es de los más costosos pero, como a partir de una misma plataforma pueden construirse muchos modelos distintos, los fabricantes suelen compartirla. El hecho de que pueda ser compartida la convierte, entonces, en una plataforma modular. Este es el caso del Golf y el Beetle de Volkswagen, que utilizan la misma plataforma a pesar de que sus carrocerías son completamente distintas.

En otros casos, la plataforma de un coche se basa en otra ya existente, lo que resulta menos costoso si lo comparamos con una que haya sido desarrollada desde cero. Cuando esto sucede, algunas de las modificaciones más sencillas que pueden aplicarse a una plataforma preexistente son el cambio de su longitud o de la distancia entre ejes.

Plataforma modular multienergía

Ya hemos explicado qué son las plataformas modulares y hemos hablado de su importancia. Estas plataformas fueron creadas hace décadas para facilitar el desarrollo de varios modelos de la misma marca o, incluso, de marcas distintas. Ahora bien, con la llegada de los coches eléctricos surgen otras soluciones: la construcción de plataformas exclusivamente eléctricas o, en el caso que nos ocupa, el desarrollo de plataformas modulares multienergía o multitecnología que puedan ser utilizadas tanto en los modelos de combustión interna e híbridos como en los coches eléctricos con batería.

La plataforma modular multienergía, al ser útil para coches con tecnologías distintas, elimina la necesidad de hacer grandes inversiones en plataformas completamente eléctricas.

Plug in

Chica de naranja conectando el Wallbox a un Volkswagen ID.5 gris sobre fondo azul

El plug in es el término que se utiliza en inglés para referirse a los coches híbridos o eléctricos que se conectan a estaciones de carga o tomas de corriente para cargar sus baterías. Los híbridos enchufables se conocen con las siglas PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicle) y su funcionamiento es similar a los HEV (Hybrid Electric Vehicle), ya que ambos cuentan con un motor de gasolina y otro eléctrico que funciona con unas pequeñas baterías. ¿Qué diferencias hay, entonces, entre los PHEV y los HEV? Un plug-in tiene la ventaja de que sus baterías pueden cargarse en las estaciones de carga a través de los conectores. Estas baterías se cargan igual que las de los coches eléctricos y, además, permiten que el coche tenga mayor autonomía a la hora de circular en modo eléctrico, ¡mucha más que los híbridos convencionales!

¿Ya estás preparado para dar el salto?

Aprovechar todas las ventajas de los coches eléctricos.

Disfruta de un presente electrizante

Dos tecnologías híbridas para que elijas la tuya

¿Cómo y dónde puedo cargar?