Chico apoyado junto a un cargador de pared.

Eficiencia energética
Glosario de la eficiencia energética del coche eléctrico

Eficiencia energética
Glosario de la eficiencia energética del coche eléctrico

Actualmente, conceptos como ahorro de energía y eficiencia energética están en auge, así como las medidas para reducir la contaminación y preservar los recursos naturales. Esto se da con especial énfasis en la industria del automóvil, que está fabricando cada vez más coches energéticamente eficientes.

De este modo, la eficiencia energética en los coches es un valor en alza, pero ¿qué supone exactamente?

La eficiencia energética tiene como objetivo reducir la cantidad de energía necesaria para producir una acción (en este caso mover un coche). Por este motivo, la llegada de los coches híbridos y, especialmente, los coches eléctricos, con una eficiencia energética del 75% aproximadamente, ha supuesto una revolución en este sentido. Así, organismos como la IDAE y la DGT tienen sus etiquetas de eficiencia energética para los coches que cumplen con ella.

Adentrémonos un poco más en los conceptos relacionados con la eficiencia energética en este sector.

Volkswagen ID.4 blanco aparcado en la calle y un chico de rojo en primer plano.

Coche eléctrico de rango extendido

Un coche eléctrico de rango extendido (E-REV) es un tipo de eléctrico con una autonomía extendida. Es decir, se alimenta de una batería pero también cuenta con un pequeño motor de combustión enfocado en cargar dicha batería, logrando así más autonomía.

Estos coches eléctricos se diferencian de los híbridos en que el motor de combustión actúa en un segundo plano, simplemente como un generador que carga la batería.

El diseño de los coches eléctricos de rango extendido ha supuesto un reto para los fabricantes. Y es que lograr que satisfaga los requerimientos de los conductores y cumpla, a su vez, con los estándares de calidad y la reducción de emisiones no ha sido fácil. Sin embargo, se ha conseguido. 

Densidad energética

Chica con un cargador de pared conectando con un Volkswagen ID.

La densidad energética de una batería es la correlación entre su capacidad de almacenamiento de energía (medida en kWh) y el volumen de espacio que ocupa (medido en litros). Por ejemplo, dos coches eléctricos pueden contar con una batería de 100kWh, pero puede que una de ellas tenga un volumen de 80 litros y la otra de 100 litros. La primera tendría una densidad energética de 1,25kWh/L, mientras que en la segunda la densidad energética sería de 1kWh/L.

La densidad energética es muy importante en los coches eléctricos, puesto que disponen de un espacio limitado y tal limitación implica que la capacidad de almacenamiento de la energía también sea reducida. Por lo tanto, cuanto más bajo sea el valor de la densidad energética, más limitado será el almacenamiento de esta. No obstante, si se instala una batería con una densidad energética mayor, se logra que en un mismo espacio se pueda almacenar más cantidad de energía.

Frenada regenerativa

Cuando se utilizan los frenos en un coche, la energía cinética (que proviene de su movimiento relativo) se transforma en calor debido a la fricción que produce. Teniendo esto en cuenta, la frenada regenerativa se encarga de minimizar la pérdida de energía al máximo, transformando la energía cinética en electricidad para que esta vuelva a ser utilizada.

En el caso de los coches eléctricos, esta técnica contribuye al ahorro energético y a aumentar la autonomía de manera considerable, dado que al dejar de acelerar el motor eléctrico se encarga de retener el coche y de generar electricidad. Esto resulta especialmente útil en trayectos urbanos con muchas paradas. No obstante, algunos sistemas de frenada regenerativa se pueden ajustar y configurar en función de las preferencias del conductor en cada momento. De hecho, hay modelos que disponen de levas (pequeños tiradores que permiten el cambio de marcha) en el volante para incrementar o reducir el nivel de retención del sistema de frenada regenerativa.

A día de hoy, los fabricantes dan cada vez más importancia a la mejora de esta clase de tecnología, no solo para optimizar la eficiencia energética, sino también para alcanzar mejores niveles de confort. Y es que los coches eléctricos con este sistema de frenada permiten conducir con un solo pedal, puesto que la regeneración frena de forma automática sin necesidad de accionar el pedal del freno.

Smart grid

Ilustración de coches en una carretera con placas solares de fondo.

El término anglosajón smart grid hace referencia a una red de distribución eléctrica inteligente. ¿Qué significa esto? Se consideran inteligentes las redes que tienen la capacidad de transmitir electricidad en ambas direcciones o sentidos (redes bidireccionales). Esto hace que puedan integrar de manera eficiente el comportamiento de todos los usuarios que las estén utilizando. En el ámbito de la movilidad, las smart grids son fundamentales para garantizar un tipo de transporte más sostenible y limpio, ya que tienen muy poca pérdida de energía y son más eficientes.

El desarrollo de los coches eléctricos y el de las redes inteligentes están estrechamente relacionados. Esto es porque las estaciones de carga son infraestructuras que requieren una gestión segura de la energía que ayude a la optimización de los recursos de las instalaciones.

¿Quieres saber cómo vas a ahorrar conduciendo un coche eléctrico?

Te lo mostramos aquí.

Disfruta de un presente electrizante

Dos tecnologías híbridas para que elijas la tuya

¿Cómo y dónde puedo cargar?