¡Vaya!

Parece que tu navegador no está actualizado. Quizás nuestra página web no esté funcionando a su máximo rendimiento.

En la mayoría de los navegadores (a excepción de MS Internet Explorer 11 y anteriores) funciona de manera óptima. ¡Te recomendamos que actualices tu navegador web! Descargar una versión más actualizada te garantizará una buena experiencia de navegación en cualquier lugar de Internet.

Gracias por tu visita y diviértete,

El equipo de Volkswagen.

El Volkswagen ID. R Pikes Peak

Velocidad y silencio para llegar a la cima.

Velocidad y silencio para llegar a la cima.

ID. R Pikes Peak.

ID. R Pikes Peak.

¿Por qué ha ganado el superdeportivo eléctrico de Volkswagen la legendaria carrera de montaña de Pikes Peak en verano de 2018? Este vehículo cuenta con la potencia suficiente para alcanzar la meta, a 4302 metros de altura, en un tiempo récord. El ID. Pikes Peak incorpora la tecnología para vehículos eléctricos que también impulsa a la gama ID. de Volkswagen.

1440 metros verticales, 156 curvas cerradas y 19,99 kilómetros en 7 minutos 57.148 segundos. Tras 31 años de ausencia y ocho meses de preparación, Volkswagen ha llevado literalmente a la cima el rendimiento del prototipo eléctrico ID. R Pikes Peak. En concreto, a la cima de las Montañas Rocosas, en la "carrera hacia las nubes", la subida más famosa del mundo en Colorado, EE.UU. Una carrera en la que una climatología en constante cambio, las temperaturas bajo cero y el escaso nivel de oxígeno en el aire, la convierten en una auténtica prueba de resistencia.

"Son condiciones óptimas", asegura Frank Welsch, miembro del Consejo de administración de la marca y responsable del Departamento de Desarrollo Tecnológico. Para él, este éxito de escalada también abre camino hacia la cima de la electromovilidad".

Vista de las Montañas Rocosas
Romain Dumas y sus trofeos
El experto piloto Romain Dumas ha dejado su nombre labrado en la historia

Y la razón no es otra que el oxígeno, o la falta del mismo más bien. Mientras que los motores de combustión tienen problemas para conseguir oxígeno suficiente para seguir rindiendo a grandes alturas, los automóviles eléctricos no necesitan aire. Así que el mal de altura solo amenaza aquí al conductor. Su nombre es Romain Dumas, un piloto francés de 40 años. La última vez que Volkswagen compitió con su emblemático Golf, Dumas no era más que un niño pequeño con un gran sueño: la Fórmula 1. Y de hecho se convirtió en piloto de carreras y formó parte del equipo oficial de Porsche. Participa en rallies, carreras de coches clásicos y ya ha ganado ocho carreras de 24 horas, como las de Le Mans, Nürburgring y Spa-Francorchamps. En 2016 logró incluso hacer el tercer mejor tiempo en los 102 años de historia con que cuenta Pikes Peak. Sin embargo, Dumas le tiene un gran respeto a la montaña. "El uso del motor eléctrico entraña un desafío", afirma. Como piloto, tienes que cambiar todo tu estilo de conducción, ya que después de todo, el automóvil reacciona de manera distinta. Precisamente este reto, unido a las condiciones extremas, le entusiasma. Tanto que a día de hoy ha ganado el clásico tres veces. Además, los trofeos de Colorado son casi los únicos que guarda en su casa, ya que la mayoría los regala. Este récord histórico en Pikes Peak no será olvidado, ni por él ni por los seguidores del automovilismo.

Interior del Volkswagen ID. R Pikes Peak

Hablando de historia, Pikes Peak es la segunda carrera más antigua de los EE.UU. Cuando se organizó por primera vez en 1916 duró tres días, y podía competir todo el que quisiera, cualquiera que tuviera un coche o motocicleta capaz de subir la intrincada carretera de esta montaña. Esto permitió que a veces ganaran vehículos curiosos de fabricación propia. Como en 1922, cuando lo hizo un coche formado por piezas de desguace que actualmente se encuentra en un museo de Colorado Springs. En 1953 se permitió por primera vez la participación de coches deportivos. En años sucesivos, las filiales de Volkswagen, Porsche y Audi, alcanzaron repetidamente las primeras posiciones, hasta que Volkswagen comenzó de nuevo a participar y a obtener victorias. 56 automóviles y 27 motocicletas tomaron parte en 2018, divididos en seis categorías: el ID. R Pikes Peak participó con los "ilimitados". El único requisito previo: un vehículo de cuatro ruedas. Suena a aventura y lo es. Ya que por lo demás, todo está permitido en cuanto a tecnología y motorización. El terreno ideal para poner a prueba de forma óptima las tecnologías del futuro, como someter el motor eléctrico a condiciones extremas.

Espectadores viendo el Volkswagen ID. R Pikes Peak

Las pruebas de este tipo destacan por su exigencia. A diferencia del coche de carreras normal, aquí no se trata de rendir al máximo, sino de encontrar el equilibrio perfecto: el punto medio ideal entre velocidad y maniobrabilidad, densidad de potencia y peso. Aun así, el vehículo es rápido: sus 500 kW se traducen en 680 CV que lo catapultan en 2,25 segundos de cero a 100 km/h gracias a un par motor de 650 Nm. Casi el 20% de la energía utilizada se genera durante la conducción. Es más, incluso la energía de frenado puede convertirse parcialmente en electricidad y alimentar las baterías de iones de litio. Ambos motores eléctricos actúan como generadores en este caso. 

Una tecnología que también se fabricará en serie. "Esperamos que esto estimule el desarrollo de futuros modelos", afirma Welsch. Ya en 2020, Volkswagen tiene previsto lanzar al mercado la gama ID., una línea completa de vehículos de serie 100% eléctricos, que pasarán a ser más de 20 para el año 2025. El ID. R Pikes Peak ha marcado un hito de máximo rendimiento. La siguiente montaña le espera.

Suscríbete ahora y adelántate a las novedades

Obtén más información sobre el ID.3, la familia ID. y sobre movilidad eléctrica.