Proceso de recarga
Proceso de recarga
Proceso de recarga
Proceso de recarga

Regreso al futuro.

Regreso al futuro.

Los comienzos de la electromovilidad en Volkswagen.

Los comienzos de la electromovilidad en Volkswagen.

Hoy en día la electromovilidad está presente en todas partes, sin embargo pocos saben cómo fueron los comienzos de esta tecnología. Por ello decidimos entrevistar a una persona que llevó uno de los primeros eléctricos a nuestras carreteras hace 50 años: el Dr. Adolf Kalberlah, pionero en este campo.

Foto del Dr. Adolf Kalberlah
ADOLF KALBERLAH

Electroquímico y especialista en investigación de baterías.

  • Dotó al Volkswagen T2 Camper de una batería eléctrica.
  • Desarrolló el primer Volkswagen Golf con motor eléctrico.
  • Lanzó el Volkswagen Golf I City STROMer, producido en serie corta, en la década de 1980.

Cuando Volkswagen creó su Centro de Investigación para el Futuro en 1970, el trabajo de Kalberlah consistió en trabajar con un pequeño equipo para desarrollar el primer "motor del futuro" de Volkswagen. Como electroquímico y especialista en investigación de baterías, fue el candidato ideal para una labor cuyo objetivo principal era avanzar en el desarrollo de la electromovilidad. Mientras los demás seguían investigando, Adolf hizo un gran avance y con su equipo de diez hombres desarrolló un sistema de batería. Probó los procesadores que controlaban los motores, y apenas dos años después, sacó el primer vehículo a la carretera: el T2 Camper con motor eléctrico.

Quizá te preguntes por qué Volkswagen comenzó a trabajar en un sistema tan ambicioso ya en los años 70. La respuesta es simple: por aquel entonces, la gente daba por hecho que nos quedaríamos sin petróleo en los años noventa. Por eso en Alemania se pusieron en marcha iniciativas como los "domingos sin automóvil".

 

 

 

Radiografía del T2 Camper

T2 Camper con motor eléctrico

Velocidad máxima: 70 km/h

Autonomía: aprox. 70 kilómetros

Peso de la batería de acumuladores de plomo: 850 kilos

Tiempo de carga: diez horas

Peso en vacío del Transporter T2 eléctrico (1972): 2,2 toneladas

Peso de la batería del Transporter T2 eléctrico: 850 kg
> Más pesado que el Escarabajo del momento

Con batería: más de 3 toneladas

El primer VW Camper con motor eléctrico causó sensación.

Pero no lo iban a dejar ahí, Kalberlah y su equipo siguieron realizando pruebas y ajustes porque creían en su visión de la movilidad eléctrica. En 1976, al T2 le siguió el primer Golf con motor eléctrico. Y cuando el Museo de Arte Moderno de Nueva York publicó ese mismo año un concurso para encontrar el "Taxi del futuro", Kalberlah y su CityTaxi (un Transporter T2 eléctrico con motor híbrido) se hicieron famosos casi de la noche a la mañana. Al llegar a Alemania procedente de Nueva York, alcanzó el estatus de leyenda como "Padre del motor eléctrico". De hecho llegó al estudio de televisión conduciendo su e-Camper amarillo para grabar en vivo el programa "Die aktuelle Schaubude".

"Estábamos orgullosos de nuestro vehículo eléctrico. Parecía ser la alternativa perfecta para los trayectos cortos, ideal para parques móviles municipales y vehículos de servicio o reparto local".

Kalberlah mira un álbum de fotos
Muchos recuerdos felices unen al Dr. Kalberlah con el Camper eléctrico.

La movilidad del futuro en 1981.

El Golf I City-STROMER se lanzó como producción en serie corta en 1981. De hecho, la primera serie se diseñó solo a modo de prueba. El propio Kalberlah usaba su Golf eléctrico casi a diario. Y tanto la anécdota de quedarse sin batería en su eléctrico híbrido, como el hecho de no llevar pegatina de emisiones en su matrícula, todavía hoy le arrancan una sonrisa, le recuerdan las experiencias con su coche eléctrico y le dan una visión de cómo ha cambiado el mundo.

Foto en blanco y negro de un aparcamiento para vehículos  exclusivamente eléctricos.

Suscríbete ahora y adelántate a las novedades

Obtén más información sobre el ID.3, la familia ID. y sobre movilidad eléctrica.

¡Vaya! Tu explorador está desactualizado

Descárgate la última versión para poder seguir disfrutando de la navegación.