Coche eléctrico en el taller
Coche eléctrico en el taller
Coche eléctrico en el taller
Coche eléctrico en el taller
Movilidad

Coches eléctricos en el taller: Olvídate de los cambios de aceite

Movilidad

Coches eléctricos en el taller: Olvídate de los cambios de aceite

09/04/2019
09/04/2019

El mantenimiento y el cuidado de los coches eléctricos son distintos de los de un vehículo con el clásico motor de combustión interna: sin bujías, sin escape, sin caja de cambios. Ello supone un ahorro de tiempo y dinero. Aun así, efectuar un mantenimiento periódico sigue siendo importante.

Aquí descubrirás lo siguiente:

  • ¿Por qué los coches eléctricos pocas veces tienen que ir al taller?
  • ¿En qué se diferencia el mantenimiento de un coche eléctrico del de un vehículo con motor de gasolina o de diésel?
  • ¿Qué puedes hacer para que el desgaste sea mínimo?
  • ¿Qué aspectos debes considerar para elegir el taller?

Debido a los diferentes sistemas de propulsión, los coches eléctricos ya no necesitan muchas piezas de los motores convencionales. Esto incluye componentes como filtros de aire, combustible y aceite, enfriamiento del motor o bujías, y piezas de desgaste como el sistema de escape o el embrague. Tampoco tienen caja de cambios manual y emplean motores trifásicos sincrónicos que carecen de contactos deslizantes sometidos a desgaste, por lo que prácticamente no necesitan mantenimiento. En resumen: menos componentes significan menos costes de mantenimiento.

Menos componentes, menos mantenimiento

Entre los componentes que necesitan de un mantenimiento regular de la manera acostumbrada se encuentran los frenos. Sin embargo, en un coche eléctrico se hace un menor uso de ellos, por lo que también se deben renovar con menos frecuencia. Ello se debe, entre otros factores, a la recuperación de la energía de frenado. Lo que significa que, cuando el coche frena, parte de la energía cinética se transforma en energía eléctrica y se recicla. La recuperación actúa también como freno motor, por lo que el sistema de frenos no se desgasta tan deprisa como en los vehículos con motor de combustión interna. Además de los frenos, se revisa la dirección, el aire acondicionado, las ruedas y los neumáticos. En general, la inspección se debe llevar a cabo con los mismos intervalos que para los coches con motor de combustión interna. 

Ten en cuenta que si algunos componentes típicos del motor de combustión interna se han eliminado, por otra parte se han añadido a la lista de mantenimiento algunos elementos especiales de los coches eléctricos. Entre ellos se incluye la batería, que se inspecciona en el mantenimiento general, se revisa en detalle la conexión de carga y los cableados, así como el estado en el que se encuentra. 

Mantenimiento del coche eléctrico

Ten presente la batería

La mayoría de los coches eléctricos utilizan baterías de iones de litio. Para cuidarla, se recomienda no dejarla durante mucho tiempo con un estado de carga por debajo del 20 %. Al igual que los smartphones, que también funcionan con baterías de iones de litio, la manera de cargar la batería de un coche eléctrico influye en la vida útil de esta. La carga con corriente alterna, por ejemplo, utilizando una toma de corriente doméstica, es preferible a la carga de corriente directa en una estación de carga rápida. Dado que la batería es el repuesto más caro del vehículo, merece la pena cuidarla adecuadamente. 

Otra pieza de desgaste que los propietarios de coches con motor eléctrico también deben tener en cuenta son los neumáticos. Los coches eléctricos pueden producir un par de torsión mucho más alto al arrancar que la mayoría de los otros vehículos. Sin embargo, la alta aceleración causa un desgaste más rápido de los neumáticos. Es por eso que la aceleración moderada vale la pena. Para la compra y el mantenimiento de los neumáticos es preciso tener en cuenta las características especiales de los coches eléctricos. 

Costes de mantenimiento 35 % inferiores a los de los coches con motor de combustión interna 

Si bien la inspección periódica de los coches eléctricos plantea unos requisitos que difieren en ciertos aspectos de los aplicables a los vehículos con motor de combustión interna convencional, los costes totales de mantenimiento y reparación de los coches eléctricos se encuentran alrededor de un 35% por debajo de los de un vehículo equivalente con motor de combustión, según informa el instituto IFA (Instituto de la Industria de la Automoción) de Alemania. Un reciente estudio del instituto IFA y de la asociación DEKRA (Asociación alemana para la inspección de vehículos de motor) afirma que, ya en 2020, los costes totales de un coche eléctrico, incluida la adquisición, la electricidad, el mantenimiento periódico y las reparaciones, estarán un 3,2% por debajo de los de un vehículo con motor de combustión interna, y eso sin tener en cuenta las posibles ventajas medioambientales ni la posibilidad de efectuar recargas gratuitas. 

Para hacer la inspección de tu coche eléctrico puedes llevarlo, en principio, a cualquier taller que lleve a cabo las inspecciones conforme a las especificaciones del fabricante. No obstante, los trabajos en el sistema de alto voltaje solo se pueden efectuar en talleres que hayan recibido la debida formación y que estén equipados de manera apropiada. Antes de iniciar los trabajos en el vehículo, el mecánico debe comprobar si el sistema de alto voltaje está realmente sin tensión; solo así se pueden llevar a cabo sin problemas los trabajos previstos. Por lo general, cuando busques un taller para llevar a cabo el mantenimiento, elige uno que haya recibido la formación adecuada y podrás estar seguro de que todos los criterios necesarios se cumplen. 

Suscríbete ahora y adelántate a las novedades

Obtén más información sobre el ID.3, la familia ID. y sobre movilidad eléctrica.

¡Vaya! Tu explorador está desactualizado

Descárgate la última versión para poder seguir disfrutando de la navegación.